This is beta version of the new website of the Sathya Sai International Organisation.
If you are looking for content which has not yet been migrated, use the following link to view the old version of the website.

COLEGIO SATHYA SAI DE CHIHUAHUA (fundado en 2002)

Meditando ―Estudiantes del Colegio Sathya Sai de Chihuahua, México

Al sur de la frontera entre México y Estados Unidos se encuentra el desierto y el clima extremo de Chihuahua, el estado mexicano más extenso, con muchos kilómetros deserticos entre ciudades y pueblos escasamente poblados. En este desierto Sai Baba quiso crear la primera Escuela Sathya Sai en México! Hace casi 20 años altos dirigentes del SSIO de México consideraron varias ubicaciones en el país para su primera escuela y deseaban ser guiados por Sathya Sai Baba, o como ellos lo llaman, Swami. El Dr. Luis Muñiz viajó a Prashanti Nilayam, el ashram de Sai Baba al sur de India. El Dr. Muñiz realizó un mapa de México para mostrar a Sai Baba los posibles lugares en mente. Llegó la oportunidad cuando al Dr. Muñiz se le concedió una entrevista con Sai Baba. Según cuentan los funcionarios de la escuela: "Para sorpresa de todos, Swami señaló a Chihuahua diciendo: 'Aquí mi escuela, la quiero aquí. Aquí tienen buenos maestros." Fue el inicio de una aventura!"

Para establecer la escuela, los voluntarios en su mayoría ubicados en la Ciudad de México, debían viajar más de 2.500 kilómetros cada trayecto, hacia y desde Chihuahua. La tarea era enorme y extremadamente difícil. La Escuela Sathya Sai comenzó con sólo 15 niños en guardería, y año tras año la escuela empezó a crecer.

La vida aquí puede ser severa…

Originalmente la región de Chihuahua fue ocupada por los Tarahumaras, nativos conocidos por sus carreras de larga distancia a través del desierto. Su cultura, religión y vestimenta se han visto afectados por la proximidad a los EE.UU, las migraciones pasadas de Alemania y Holanda, y las más actuales migraciones desde el sur. Cerca del cincuenta por ciento de la población en Chihuahua es mestiza (mezcla de indio americano con europeo), el treinta por ciento de raza caucásica, y el resto es indígena. Esto crea un escenario interesante y único. La religión principal en México es la católica, pero en Chihuahua, debido a los diferentes grupos étnicos hay católicos, mormones, menonitas y evangélicos. El contexto social es complejo. El alcoholismo y el juego están desenfrenados. A pesar de los altos niveles educativos y económicos frente a otras áreas de México, la tasa de divorcio en Chihuahua es la más grande dentro de la nación. La fragmentación familiar y la violencia doméstica es la norma.

Los juegos de azar y la violencia intrafamiliar también afectan a la Escuela Sathya Sai. La escuela, por desgracia, también tiene niños abusados y madres cuyos maridos fueron asesinados. La violencia también afecta a los niños de los Tarahumaras y a los de grupos nativos de Tepehuanos. La reducción en el número de nacimientos por cada familia ha sido drástica, disminuyendo de cuatro a dos niños muy recientemente. El envejecimiento de la población cerca a la Escuela Sathya Sai ha limitado el número de alumnos. Ahora la escuela tiene sólo 36 niños de Kínder a 6º grado.

… pero la Escuela Sathya Sai logra aliviarlo

A pesar de esta situación social compleja y difícil, la Escuela Sathya Sai es muy respetada entre la comunidad debido a sus altos logros académicos. Cinco estudiantes han recibido becas del Tecnológico de Monterrey, una escuela secundaria privada de gran prestigio dado su buen carácter y excelencia académica. La Secundaria 4, otra conocida escuela, está abierta a recibir cualquier estudiante Sai sin ningún requisito previo "ya que están muy bien preparados, son responsables y pacíficos. Queremos más de estos niños".

La pintura es una de las clases que se ofrecen en la Escuela Sathya Sai desde hace varios años. La pintura en acuarela ayuda a los niños a mantener la calma conectándolos con la paz dentro de sí mismos, y les permite encontrar consuelo en situaciones familiares a veces inquietantes. En junio del 2016 una exposición de sus obras se llevó a cabo en un centro cultural local.

La comunidad goza de una exposición del arte hecho por los estudiantes

La escuela ofrece también karate que es apreciado por los estudiantes porque se centra en la disciplina, la conducta correcta, y el alivio del estrés.

Los niños y padres proporcionan un servicio regular al hospital público llevando desayuno a los familiares de los pacientes. Los hospitales públicos son gratuitos, por lo que las familias que llevan a sus seres queridos a recibir tratamiento médico son en su mayoría trabajadores pobres o desempleados.

El edificio de la escuela no es propiedad de la Organización Sathya Sai. A partir del 2014 el Instituto de Educación Sathya Sai comenzó a buscar una propiedad para construir una nueva escuela en un mejor lugar, con un espacio más adecuado para los niños. Ya se halló la propiedad en una zona humilde de la ciudad. El proceso está en marcha para obtener la autorización gubernamental necesaria y la financiación para la construcción de la escuela.

Ambiente de Amor, Nombre de la Verdad

Fernanda meditando en la oficina

A veces un pequeño incidente revela la verdadera esencia de una escuela. Cada día, en la escuela, la meditación comienza de manera puntual a las 8 a.m. con todos los grupos sentados juntos. Un día una niña llamada Fernanda llegó tarde. Para no molestar a sus compañeros de clase, el secretario pidió a Fernanda que esperara hasta que se terminara la meditación. Fernanda fue a la oficina. Después de un tiempo el secretario encontró a Fernanda sentada en el suelo meditando. Fernanda no quiso perderse esta importante actividad para ella, y ¡Ella quería hacerlo al mismo tiempo que sus amigos! ¡Qué hermoso! Este es un maravilloso ejemplo de la sencillez, la pureza y la divina naturaleza de los niños que optan por la meditación, ¡una de las actividades que más les gusta!

Las leyes de Chihuahua no permiten nombrar una escuela con el nombre de alguien vivo. Desde su fundación, la escuela ha sido llamado Centro Educare Rayenari (Rayenari es la palabra que los Tarahumaras usan para referirse al Sol). El 8 de julio de 2016, después de casi dos años de esfuerzo legal, el Ministerio de Educación autorizó finalmente el nuevo nombre de la escuela. A partir del próximo curso escolar, en agosto, la escuela se conocerá como la Escuela Sathya Sai de Chihuahua. El Instituto y los líderes escolares están dichosos y esperanzados; y rezan que su maravillosa escuela siga aportando nuevas oportunidades y esperanzas a los niños de esta zona de conflicto.

COLEGIO SATHYA SAI DE CUERNAVACA (fundado en 2004)

Escuela Sathya Sai de Cuernavaca

La escuela está situada en el centro de México, en el pueblo de Santa María de Ahuacatitlán. El nombre es una combinación de palabras en español y palabras prehispánicas: Santa María de Ahuacatitlán (lugar de aguacates). El clima es cálido durante todo el año por lo que crecen árboles de aguacate en todas partes. Cuando los españoles llegaron, el comandante del ejército de Hernán Cortés se quedó en Cuernavaca a prepararse para atacar los aztecas ubicados en la Ciudad de México (Tenochtitlán) a unos 60 kilómetros al norte. Los nativos que vivían en Cuernavaca escaparon a elevaciones más altas, sobre todo a este lugar conocido como Santa María.

Hasta hoy Santa María mantiene gran parte de su cultura y sus leyes y reglas se basan en costumbres y tradiciones. Por ejemplo, si usted compra una casa en la Ciudad de México, se necesita un abogado para registrar la venta, notificar al gobierno y presentar los impuestos. Pero en Santa María, si usted quiere comprar cualquier propiedad, usted debe ir a la Ayudantía, donde el consejo de ancianos deben dan la aprobación para comprar cualquier casa.

La mayoría de las personas trabajan en la agricultura o el comercio, y tienen un bajo nivel de educación.

La vivienda de un estudiante de la Escuela Sai en Cuernavaca

La pobreza es extensa. Las mujeres no suelen ser educadas, teniendo sólo un nivel funcional de lectoescritura. En secundaria casi el 60% de los niños y niñas abandonan la escuela, siendo un círculo vicioso que mantiene a las familias en condiciones de pobreza.

Cuernavaca es una región con los más modernos hospitales y servicios de salud por su proximidad a Ciudad de México y muchas familias adineradas tienen sus casas de verano en Cuernavaca. Sin embargo, la mayoría de las familias de Santa María no tienen seguro médico y no pueden permitirse el lujo de pagar por transporte al centro de salud para ver a un médico.

La Escuela Sathya Sai fue fundada por dos profesores que son devotos Sai. Después de varios años donaron la propiedad al Instituto de Educación Sathya Sai (IESS). Posteriormente, el IESS ha expandido la construcción y ha aumentado los servicios ofrecidos por la escuela. En 2015 se construyeron dos aulas, y durante aquel año académico la escuela alcanzó el número máximo de alumnos -90. El próximo año escolar comienza en agosto de 2016, y se espera por lo menos tener el mismo número de estudiantes, o posiblemente más.

La escuela ofrece jardín infantil tiempo completo y los grados primarios (1ro – 6to). Todos los días en las tardes hay varias actividades opcionales como: clases para padres, taller de tareas, clases para adultos y formación de maestros. El proceso de autorización gubernamental para expandirse en secundaria ha comenzado y se estima que la expansión ocurra a tiempo para el año escolar 2017-18.

Meditación en clases, Escuela de Sathya Sai de Cuernavaca

La comunidad religiosa es una mezcla por igual de católicos y testigos de Jehová ambos en armoniosa convivencia en la Escuela Sathya Sai. A los estudiantes se les anima a participar en servicio comunitario. Ellos entregan alimentos a los ancianos de Santa María y también ayudan a limpiar la calle adyacente. La Escuela Sathya Sai es soportada por donaciones de las familias, pero sobre todo por el patrocinio del Instituto Sathya Sai, pues un gran número de estas familias viven en la pobreza.

Celebrando el día del padre

Los bailes folclóricos por los estudiantes comenzaron en 2015 y son muy populares y divertidos. Debido a que la mayoría de niños son descendientes de familias nativas, el aprendizaje de los bailes tradicionales parece ser una manera de recuperar algunas de sus tradiciones. Se contrató un maestro con conocimientos en danzas regionales, comenzaron las clases y se logró un exitoso programa. Los funcionarios de la escuela dicen, "Sai Baba disfrutaba y promovía los programas en artes escénicas tradicionales de Sus alumnos, por lo que estamos tratando nosotros de hacer lo mismo."

La Escuela Sathya Sai rinde académicamente mucho mejor que la otras escuelas de la región. Los estudiantes de la Escuela Sathya Sai son reconocidos por el Ministerio de Educación por sus altos niveles académicos, muy buen comportamiento, respeto y honestidad.

El IESS trabaja junto con la SSIO en proporcionar campamentos médicos para las familias de la Escuela Sathya Sai en Cuernavaca al menos dos veces al año, ya que muchos de ellos no pueden pagar los servicios de salud. En la escuela os lazos familiares son fuertes y la Escuela Sathya Sai es considerada por la comunidad como "nuestro lugar". La comunidad es invitada a los programas y actuaciones de la escuela, tales como el festival de clausura para los estudiantes. En el programa de danza folclórica los estudiantes bailan no sólo para sus padres y abuelos, sino también para sus vecinos!

Presentación de folklore en la Escuela de Sathya Sai en Cuernavaca